Filadelfia a finales de 1965, con 19 años. Había sido admitido en la Academia de Bellas Artes, donde ya estudiaba su amigo Jack Fish, que le esperaba en un ruinoso apartamento de la zona industrial. Ventanas rotas, frío, precariedad en un edificio ruinoso cercano al depósito de cadáveres. A veces los cuerpos se depositaban en la acera envueltos en plástico, esperando su traslado. Lynch conoció a alguno de los trabajadores del depósito, y fue invitado a entrar más de una vez, donde no solo vio cadáveres, sino fragmentos de cuerpos descolgados.

Ver noticia original ➥