El sistema de monitorización de gases de efecto invernadero que usaba la NASA era uno de los más sofisticados y útiles del mundo para combatir el calentamiento global. Y hablamos en pasado porque bajo la Administración de Donald Trump se ha cancelado el programa, poniendo la prometida primera gran barrera en el camino de reducir los efectos de cambio climático. La decisión estaba ya anunciada, pero sus consecuencias pueden ser del todo imprevistas.

Ver noticia original ➥