LAES funciona enfriando el aire hasta -196°C, transformándolo en un líquido que se almacena a baja presión en tanques aislados. Cuando se necesita energía, el aire líquido se bombea a alta presión y se calienta. El resultado es un gas de alta presión que se utiliza para accionar una turbina y generar electricidad. El sistema, que fue desarrollado en colaboración con la Universidad de Birmingham, tiene 33 patentes y es más barato que las baterías a gran escala. También es una opción más duradera que las baterías.

Ver noticia original ➥