[…]los tratamientos especializados que se autorizaban para los niños de hasta siete años «han sido eliminados» y que ahora el único recurso son las Unidades de Salud Mental Infantil, desde donde se realiza el diagnóstico diferencial y el plan de atención individual, «algo utópico porque incluso desde estas unidades han reconocido que no tienen los recursos necesarios para atender la demanda. Ya estaban desbordados y ahora están colapsados» […] «al final los padres deben recurrir a centros privados. Y no todos pueden pagarlo», comentan.

Ver noticia original ➥