De Beers, el antiguo monopolio del diamante, ha comenzado a vender diamantes sintéticos. Un problema enorme: dejan de ser exclusivos, exóticos, "para siempre" y, por tanto, tan caros. ¿Disparo en el pie o sino de los tiempos?

Ver noticia original ➥