Los informes preliminares indican, según confirma la SER en fuentes de la investigación, que no fue una muerte accidental. Por tanto, la declaración de violencia de género depende solo de un formalismo.Todo indica, por tanto, que el joven, de 24 años, disparó a su novia, de 21, aprovechando que se encontraba de espaldas en un lugar de sombra para las cámaras de seguridad del Campo de Tiro.

Ver noticia original ➥