El Supremo confirmó en 2017 una condena de siete años de inhabilitación para un profesor de la Universidad de Granada por poner un sobresaliente a una alumna de Pedagogía en un examen al que ni siquiera se presentó.

Ver noticia original ➥