En el madrileño barrio de Usera, en la Plaza de Fernández Ladreda -conocida popularmente como Plaza Elíptica- se repite desde hace años una escena: la de los inmigrantes, generalmente irregulares, que acuden en masa hasta este punto de la capital esperando contactar con algún empleador que les permita llevar a cabo una jornada laboral ‘en negro’.

Ver noticia original ➥