Los propietarios de un piso de Barcelona entraron en la vivienda que tenían alquilada desde hace años y se encontraron con montones de basura en todos los rincones de la casa. Y lo más sorprendente, miles de latas de cerveza acumuladas. Su inquilino desapareció hace cuatro años, aunque continuó pagando el alquiler. Hace unos meses dejó de ingresar el arrendamiento y, después de intentar contactar con él sin éxito, los propietarios consiguieron la orden judicial para entrar en la casa.

Ver noticia original ➥