Sólo la confluencia de intereses entre un organismo universitario de gestión opaca y el deseo de algunos por obtener ciertas titulaciones académicas explica que Cristina Cifuentes, se matriculara en el Instituto de Derecho Público de la URJC. Un sistema de simbiosis en el que unos se llevaban un título universitario oficial con poco o nulo esfuerzo. Los otros, los responsables de este instituto universitario con CIF propio y una gran autonomía lograban más ingresos que, indirectamente, acaba repercutiendo en su nómina.

Ver noticia original ➥