Un caballero iba por una senda rural de Ontario (Canadá) cuando se encontró a dos linces en su camino. En vez de pitar para que se apartaran, grabó la escena que estaban protagonizado. ¡¡¡Bien hecho!!!

Ver noticia original ➥