El Ministerio del Interior da marcha atrás y paraliza la orden general con la que pretendía regular el aspecto físico de los guardias civiles a la espera de someterla a una nueva revisión e introducir los cambios que permitan acercar posturas con la representación de los agentes y evitar el malestar que ha causado en el seno del Cuerpo. El ministro Fernando Grande-Marlaska ha dado instrucciones para que la norma no se publique en el Boletín Oficial de la Guardia Civil, último trámite antes de que empezara a surtir efecto.

Ver noticia original ➥