En su país se lo adora como a un dios, el resto del mundo lo considera un loco con acceso a la bomba atómica. Pero nadie sabe realmente cómo es el dictador

Ver noticia original ➥