Las políticas europeas de apoyo al coche eléctrico podrían ser más ambiciosas haciendo lo mismo que en China: imponer cuotas que los fabricantes tendrían que cumplir sobre su total de ventas. Mientras tanto, China adelanta a Europa por la derecha y a toda velocidad.

Ver noticia original ➥