El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en Alicante, ha llevado a cabo una investigación relacionada con una serie de intoxicaciones por envenenamiento de varios perros, ocurridos en zonas rurales de Calp, Teulada y Benissa. Tras sacarlos a pasear por esas zonas, los propietarios veían cómo su perro, transcurridos unos minutos, comenzaba a convulsionar, padecían de un fallo respiratorio y, en los peores casos, fallecían al instante.

Ver noticia original ➥