Un tribunal estadounidense dictaminó este martes que Irán debe pagar más de 6.000 millones de dólares a los familiares de las víctimas de los atentados del 11-S, pese a que la mayoría de los terroristas eran ciudadanos saudíes y que Teherán descarte cualquier vínculo directo con dichos atentados

Ver noticia original ➥