Que Wes Anderson es un autor que amas u odias no es ninguna novedad. Tiene una estética personal y hay quien simplemente no conecta con ella. Sin embargo, hay que ser muy corto de miras para no reconocer su talento, por más que uno no entre en su universo personal. Hay pocos directores que consiguen ser reconocibles, tener un sello propio. Anderson lo tiene.

Ver noticia original ➥