Cualquiera que tenga dudas sobre el cambio climático debería venir a esta adorable isla baja, bañada por suaves olas y hogar de cerca de 100.000 personas. Pero ha de venir pronto si aún quiere encontrarla aquí. “Mi casa estaba ahí”, dijo Zainal Abedin, un agricultor, señalando las olas a aproximadamente 30 metros de la orilla. “Cuando la marea está baja, todavía podemos ver señales de nuestra casa”. Gran parte de Kutubdia ya ha sido tragada por el creciente nivel del mar, dejando a incontables familias sin nada.

Ver noticia original ➥