Los islandeses estaban divididos. Las encuestas mostraron que el 50 por ciento estaba a favor del proyecto de ley y el 37 por ciento en contra, mientras que el resto estaba indeciso. Los líderes religiosos locales hicieron campaña en su contra.Después de tres meses de debate nacional y cabildeo en todo el mundo, un comité parlamentario de Islandia ha archivado una propuesta de prohibición de la circuncisión masculina. La pena por realizar u organizar una circuncisión habría sido de hasta seis años de prisión.

Ver noticia original ➥