Once años después, Israel reconoce por primera vez que destruyó el incipiente reactor nuclear sirio. Con la decisión este miércoles de desclasificar documentos secretos, el ejército israelí rompe su política de ambigüedad (basada en no confirmar ni desmentir) sobre uno de los ataques aéreos más importantes de su historia.

Ver noticia original ➥