Un soldado israelí apunta con su arma junto a dos reporteros, el pasado diciembre en Hebrón (Cisjordania). MUSSA QAWASMA REUTERS La condena por homicidio a un soldado que remató en 2016 a un atacante palestino malherido en Hebrón (Cisjordania), conmovió a la sociedad de Israel. Un activista de una ONG pacifista documentó inapelablemente los hechos en un vídeo difundido en las redes sociales. Para impedir que esto vuelva a ocurrir, el Gobierno aprobó este domingo un proyecto de ley mordaza que prohíbe tomar imágenes

Ver noticia original ➥