El 4 de diciembre, un ataque con misiles destruyó varios edificios de una base militar siria, construida supuestamente por los iraníes, situada a unos 13 kilómetros al sur de Damasco. El Gobierno sirio informó del ataque, no así el israelí, hasta que unas imágenes vía satélite reflejaron los daños..

Ver noticia original ➥