Las quejas desde el 2014 empezaron a acumularse. Decían que la rumba en la casa Golan de Cartagena, con jacuzzi y casino, podía extenderse tres días a la semana y que destino obligado de los israelitas que llegaban a la ciudad. Los vecinos del sector de El Laguito protestaron por las mega fiestas regadas de ron y escándalos sexuales con una extraña presencia de menores de edad.

Ver noticia original ➥