Una redactora ha aprovechado para preguntar a Jaime de Marichalar qué pensaba sobre las amenazas de su hijo Froilán a un dirigente comunista y ha optado por no decir nada al respecto. Un silencio que ha complementado con un golpe con la mano, perdiendo los nervios y mostrándose visiblemente enfadado. "No puedo hablar con Usted, estoy hablando por teléfono. No moleste, por favor. No me ponga el micrófono". Y pam, le da un manotazo y le agrede. Ella estalla: "¿Me pegará a mí?". Y él se justifica: "Me estabas agrediendo tú a mí".

Ver noticia original ➥