La obra maestra del siglo XVIII, creada para el emperador Qianlong de China, fue hallada en la buhardilla de una casa de campo familiar, donde había permanecido durante décadas.. "Este jarrón no nos gusta mucho y a mis abuelos tampoco les gustaba. Sus colores son demasiado vivos", explicó la propietaria. Hace tres meses, contactó con Sotheby’s, donde el objeto llegó metido en una simple caja de zapatos.

Ver noticia original ➥