Fue precisamente un expresidente, Felipe González, el que acuñó la frase. Los antiguos dirigentes, según el socialista, son grandes jarrones chinos que nadie retira porque son valiosos… "pero estorbamos en todos los sitios" explicaba el andaluz. Por esa sensación han pasado todos los presidentes de la democracia, desde Suárez, hasta Aznar pasando por Zapatero o Calvo Sotelo. Eso sí, todos, en mayor o menor medida han aprovechado su tirón para publicar libros, ofrecer conferencias y ocupar diversos puestos.

Ver noticia original ➥