Javier Sáez (Burgos, 1965) ha hecho casi de todo en el ámbito del activismo y la investigación LGTB y queer. "Hay una parte del movimiento LGTB que se ha mercantilizado. Son empresarios gays, que se dedican a hacer discotecas, al consumo dentro del capitalismo." Añade: "Me parece un Orgullo bastante excluyente, está pensado para gente con dinero, para gays varones de clase media. En el Orgullo de Madrid está representada una minoría, no hay personas negras, árabes, gitanas o gente con menos recursos".

Ver noticia original ➥