Hace 18 años Jesús Vázquez posó para la revista Zero ataviado con una corona de espinas, como si fuera Jesucristo. En aquel momento nada sucedió, nadie se rasgó las vestiduras ni nadie tuvo que dar explicaciones ante un juez por “ofender el sentimiento religioso”. “Hace casi 18 años se publicó esta portada sin ningún problema. Hoy incomprensiblemente, han condenado a un chaval a pagar una multa por algo parecido. ¿Qué ha pasado con la libertad de Expresión en nuestro país?”, se pregunta el presentador.

Ver noticia original ➥