Es decir Judas Priest y la multitud de ‘metalheads’ rezar amén. Una de las bandas pioneras del heavy metal, ha sobrevivido a la vorágine de los setenta y los ochenta. Ya como sexagenarios, se enfrentan a los achaques de la edad, a la sustitución del guitarrista Glenn Tipton —que por culpa del Parkinson ha tenido que retirarse— por el productor Andy Sneap y a la pérdida de peso cultural del heavy metal en la actualidad, sin encontrar nuevos nombres que puedan suceder a mastodontes del género como Black Sabbath, Deep Purple o ellos mismos.

Ver noticia original ➥