La juez de Instrucción número 2 de Manresa (Barcelona) ha rechazado investigar a los guardias civiles que cargaron en una escuela de Callús (Barcelona) para impedir el referéndum ilegal del 1-O. La magistrada entiende que no existió “exceso policial” y que los agentes emplearon la “fuerza mínima indispensable” ante una “resistencia activa”.

Ver noticia original ➥