El juez de Plaza Castilla, Ramiro García de Dios, que investiga el presunto chivatazo del caso Lezo por parte de una supuesta "magistrada amiga de la casa" al presidente de la empresa editorial de La Razón, Mauricio Casals, y que habría avisado a Ignacio González de que estaba siendo investigado, pide que se investigue a Casals por obstrucción a la justicia. En un auto, el juez remite la causa a decanato de Plaza Castilla para que se abra procedimiento contra Mauricio Casals por un presunto delito de desobediencia a la autoridad judicial.

Ver noticia original ➥