La supuesta hija sevillana, una modesta empleada de unos supermercados, podría heredar dos millones si se demuestra la paternidad. Hay fotografías que evidencian la relación entre el acaudalado empresario fallecido M. M. L. y la madre de la denunciante, que trabajaba de empleada de su hogar.

Ver noticia original ➥