Este pacto permitirá a Londres y Bruselas iniciar las conversaciones sobre las relaciones futuras si así lo aceptan los líderes de la UE dentro de una semana. La CE se muestra "satisfecha" de haber logrado avances en las tres áreas prioritarias: derechos de los ciudadanos, diálogo sobre Irlanda y la factura financiera."No habrá una frontera dura y mantendremos el acuerdo de Belfast",el acuerdo concreta la protección tanto de los europeos que viven en el Reino Unido como de los británicos en la UE.

Ver noticia original ➥