El paso al automóvil eléctrico hará que mejore la calidad del aire y reducirá las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, algunos automóviles eléctricos no son, por ahora, tan “limpios” desde el punto de vista ético como los fabricantes nos han hecho creer. La investigación de Amnistía Internacional ha demostrado que el cobalto es extraído por menores y adultos en condiciones sumamente peligrosas se cuela en la línias de suministro.

Ver noticia original ➥