Cuando Estados Unidos impuso sanciones a Corea del Norte a fines del año pasado, los bancos estatales norcoreanos encontraron canales para seguir haciendo fluir el dinero al programa de misiles balísticos de ese país, según Estados Unidos: la pequeña nación de Letonia. Uno de los bancos más grandes de Letonia –país miembro de la Unión Europea y de la OTAN– facilitó la transferencia ilegal de dinero y permitió que Corea del Norte continuase desarrollando su programa, de acuerdo con el gobierno estadounidense.

Ver noticia original ➥