Haciéndose eco de los mensajes transmitidos a Irán y Hezbolá por el primer ministro y el portavoz de las IDF, el ministro de Transporte comenta para Ynet que "Israel ha establecido una línea roja: no permitirá que Líbano se convierta en una fábrica de misiles guiados de precisión para Irán". ; El ministro de Educación, Bennett, aclara: "Si se lanzan misiles desde el Líbano, Nasrallah se convertirá en el destructor del Líbano".

Ver noticia original ➥