Las víctimas se encontraban en una situación de total vulnerabilidad al desconocer el idioma y carecer de documentación y dinero, habiendo contraído una deuda con sus captores de 35.000 euros. Una de las mujeres fue obligada por la organización a abortar hasta en 5 ocasiones. La ruta utilizada por integrantes de la red de trata para trasladar a las mujeres captadas hasta el continente europeo era extremadamente dura. Varias de ellas llegaron a fallecer durante el trayecto mientras que otras eran asesinadas cuando se resistían a tener sexo.

Ver noticia original ➥