Si se llevan ustedes las manos a la cabeza por las consecutivas y atorrantes modas gastronómicas de las que somos víctimas quizás les consuele saber que eso de las tendencias en el comer no es nada nuevo. Ahí donde lo ven, tan fresquito y sencillo, el gazpacho fue pasto de los modernos, ‘hipsters’ e ‘influencers’ de aquel tiempo. Ninguneado durante centenares de años como comida propia de labradores, el gazpacho pasó repentinamente a ponerse de moda en torno a 1885 gracias a la influencia de la aristocracia andaluza.

Ver noticia original ➥