Se trata del mayor hallazgo para la enfermedad de Huntington, una enfermedad degenerativa producida por una mutación genética y sin cura hasta la fecha. Sus efectos incluyen movimientos incontrolados, la pérdida de facultades intelectuales y perturbación emocional, fundamentalmente.

Ver noticia original ➥