"Son niñas: piensan como niñas, sienten como niñas, aunque estén haciendo el trabajo de una prostituta adulta". Así describe Jorge Crisafulli, misionero salesiano y director del centro Don Bosco Fambul para la protección de Menores en Sierra Leona, la "humillante situación" a la que se enfrentan en este país "un buen número de niñas, muy jóvenes, desde los 9 años, 10, 11, 12, 13, 14…." que son obligadas a prostituirse.