El Ayuntamiento de Madrid está acometiendo obras en el lago de la Casa de Campo que incluyen el vaciado y la eliminación de 14 mil peces mediante descargas eléctricas. Tal sacrificio animal se justifica porque la fauna de este estanque se compone de especies exóticas, como carpas y gambusias, que si acabaran en el río Manzanares, agravarían el problema ecológico que ya suponen los animales invasores en los ecosistemas ibéricos. Sin embargo, la forma de manejar este problema está en entredicho.

Ver noticia original ➥