Ya lo avanzaba el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, hace unos días. “Desafortunadamente, vamos a tener un G6 + 1, con Estados Unidos solo contra todos”, decía el galo, antes de reunirse con sus homólogos de Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y, por supuesto, EEUU. No parece que las cosas hayan cambiado mucho de cara al encuentro de líderes de los países del G7 que arranca hoy en Canadá, en el que Donald Trump se verá las caras con sus tradicionales socios después de haber iniciado un tenso duelo comercial.

Ver noticia original ➥