"Cuando la puerta del tren se abrió, mi abuela escuchó a uno de los oficiales nazis gritar a los otros ‘¡Gemelos!’, y se dio cuenta del peligro. Con la intuición que caracteriza a las madres, separó a las hermanas y les ordenó no estar nunca juntas en aquel horrible lugar".

Ver noticia original ➥