Una ola de huelgas de docentes azota a Estados Unidos. Durante décadas se nos ha dicho que la forma de arreglar la educación es despedir gente, pero los manifestantes con camisas rojas en todo el país han demostrado el poder de la solidaridad. Lo que los sindicatos hacen es más que protestar. Cambian la dinámica de una comunidad. Cambian el equilibrio del poder social. Ellos cambian la forma en que las personas piensan. En este momento nos están mostrando cómo un día podría derrotarse al populismo de derechas. Para siempre.

Ver noticia original ➥