En 2009 Quentin Tarantino adaptaba libremente en su película Malditos bastardos las vivencias de trece voluntarios del ejército norteamericano pertenecientes al 506º Regimiento Paracaidista. No cortaban cabelleras pero igualmente aterraban a sus enemigos. Sin necesidad de usar tantos elementos de ficción, si algo honroso pudo aportar España para acabar con el fascismo durante la II Guerra Mundial fue, sin duda, la rabia y el valor de La Nueve, la primera división acorazada que entró en París para echar a los nazis. La historiografía ha tardado

Ver noticia original ➥