La sala de vistas 102 del Palacio de Justicia de Navarra abrió sus puertas este lunes después de nueve jornadas selladas a cal y canto para poder "salvaguardar" a la presunta víctima de una violación grupal en los Sanfermines de 2016 y a los cinco acusados de "una indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual que pertenecen a la esfera personal".

Ver noticia original ➥