Uno de los graves problemas de la democracia moderna es la manipulación insidiosa de los ciudadanos a través de la propaganda gubernamental y el papel de cómplice desempeñado por los medios de comunicación.

Ver noticia original ➥