El número de personas de la tercera edad que continúan trabajando ha superado los 8 millones. En plena crisis por la falta de mano de obra, las empresas están contratando de forma proactiva a las personas de este espectro demográfico. Muchas personas mayores también están continuando su vida laboral de forma voluntaria al ver ante ellos una larga vejez.

Ver noticia original ➥