Esta primavera se cumplirán 50 años del mayo del 68, una importante efeméride que ya tiene al gobierno de Emmanuel Macron en vilo. Desde el año 78, con el décimo aniversario, existe en Francia un fuerte debate sobre la conveniencia de conmemorar oficialmente una revuelta que amenazó con derribar las estructuras mismas del Estado y atentó contra sus valores fundamentales.

Ver noticia original ➥