Belén trabajó desde los 17 años y ahora, con 54 años, tiene solo 8 años cotizados. Es el resultado de ser mujer, enferma y de acceder a trabajos precarios en limpieza o en el campo, donde la necesidad de los más vulnerables favorece la ausencia de contratos y derechos laborales.

Ver noticia original ➥